RebeliónAymara
RebeliónAymara
Memoria, Pueblo y cultura diversa
 
RebeliónAymara
Lago Titikaka
Bolivia Libre
Lo que amo de Bolivia
Fundacion de Bolivia

Felicidades Bolivia
Noticias Bolivia
Actualidad Bolivia
REBELIÓN DE LOS CALLADOS

Los herederos del milenario Tawantinsuyu; no somos hijos de una civilización fracasada, solo fuimos sometidos a una dura prueba de sobrevivíencía. Ahora, en esta época del Gran Cambio, nuestro pueblo, desafiando sus limitaciones, revalorando su realidad, en afán de alcanzar su libertad, justicia histórica; sin renunciar jamás su identidad y su apoteósico destino: Resurge consigo mismo con ansias de triunfar.
La rebelión aymara y popular de octubre de 2003. Los hechos ocurridos pusieron de manifiesto las consecuencias del desbordamiento del descontento popular en las comunidades andinas: Pueden paralizar un país, provocar la renuncia de un presidente o de un gobierno. Bloquean carreteras, controlan ciudades enteras, atraviesan países en gigantescas marchas. Tienen poder, y ese es un poder ganado a pulso, desde la exclusión y el olvido. Los pueblos indígenas sienten que ha llegado su hora y están dispuestos a hacérselo saber al mundo.
“La rebelión de los callados es fruto de la injusticia, desigualdad, exclusión, atención de servicios básicos serán aquí, y en cualquier parte del mundo, el caldo de cultivo para que se levante la gente".
Hoy como ayer los pueblos son víctimas de los mismos verdugos. Empero, la historia es implacable, el destino histórico de los pueblos es de ser libres y por eso Tupac Katari con su inmolación adquirió la cualidad de retornar convertido en millones en distintas épocas, en distintas luchas tanto urbanas como rurales, en las tierras altas como en las tierras bajas.
En el territorio de lo que hoy es Bolivia acaba de salir a la luz una de las revoluciones indígenas más grandes de su historia, y un fuego de rebeldía invade los valles, llanos y altiplano.
El enemigo colonialista, valiéndose del engaño, y medios de comunicación no podrá lograr capturar nuevamente al líder de esa rebelión, a Su Majestad el Soberano (El Pueblo). El odio esclavista colonial contra los habitantes originarios y dueños de estas tierras ahogó en una de las masacres más sangrientas de las tantas cometidas contra esos pueblos en nombre del cristianismo y el coloniaje esclavista español cristiano católico.

AHORA Y MAS QUE NUNCA

". . . A mi solo me mataréis, pero mañana volveré y seré millones".

Al mando de 40 mil hombres Túpac Katari se enfrentaba al imperio español. Luchaba frente en alto por la liberación de su pueblo, por la recuperación de sus tierras, su cultura y contra la esclavitud. La acción de un traidor provoca su captura por los españoles. El 14 de noviembre de 1781 atan su cuerpo a cuatro caballos y es descuartizado. Sus cenizas arrojadas al aire llevan su mensaje: "Nayar saparukiw jiwapxitataxa nayxarusti, waranqa, waranqanakaw kutt'anipxani...", "A mí solo me están matando, pero volveré y seré millones..."

El pueblo abandonado a su suerte, nuevamente se alza, ruge como león y la memoria de nuestros ancestros, hoy necesita ser defendida por sus hijos, mas allá de nuestros orígenes y credos. "necesitamos tener una elevada conciencia social, con una definición ideológica, de acuerdo a nuestra identidad nacional y cultural del pueblo Qullana Aymara, Quechua, Guaraní u otros" y para ello "necesitamos recuperar los valores culturales y la autoestima de las personas".

Asi como la luz irradia para todos desde su corazón. Tenemos tarea, la de propiciar la crianza de los nuevos lideres como Tupac Katari, la de preparar la chacra para volver a criar una cultura de amor a la vida, como quien vuelve a sembrar la semilla, hemos de sembrar la sabiduría de nuestros ancestros milenarios para reencontrar la igualdad, la inclusión, la abundancia y el bienestar general.

Desde la masacre de cerca de cien personas y casi quinientos sobrevivientes, principalmente indígenas (urbanos y rurales), como resultado de las masivas movilizaciones de los meses de septiembre y octubre del año 2003 a raíz de las pretensiones del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada de vender el gas por el territorio chileno, ha puesto nuevamente al desnudo el tipo de democracia y las verdaderas relaciones de culturas políticas entre sectores sociales dominantes y la población indígena y los sectores populares del país. Desde entonces el León dormido despierta de su letargo de 500 años.

Si bien los pueblos aymaras y quechuas se extendieron por todo el país hasta llegar a el oriente, especialmente a algunas regiones de Beni y el norte de Santa Cruz, los indígenas de las tierras bajas fueron arrinconados y despojados de sus espacios naturales para dar a paso a la crianza del ganado o la instalación de empresas o haciendas.
En Bolivia las 36 nacionalidades distintas, reconocidas oficialmente como tales, hoy todos ellos estamos en un momento contra el silencio, llegó el momento de cooperarnos mutuamente, el momento de fortalecer nuestras alianzas con los diversos actores y sectores, participar activamente e incidir en el proceso actual, tal como lo hemos estado haciendo, pero esta vez juntos y junto a otros…
Tenemos que rebasar fronteras, romper supersticiones que siempre nos han mantenido en el mismo sitio, así mismo la “barrera mental” que nos han creado en nuestras mentes a causa de estos cinco siglos de abuso y explotación; que son las más difíciles de derribar, pero no imposible si queremos. Por eso, la lucha en contra la discriminación social y racial, la explotación del hombre por el hombre, contra los ricos y bien alimentados, los pobres y hambrientos, comprometidos con nuestro propio desarrollo, nos unimos en una marginación y exclusión social para vencer al opresor.
imagen
Racismo en Bolivia
"Qhipa jiwasa, nayra jiwasa mayakiwa" morir ahora o después es lo mismo, profesa un proverbio aymara.
En el mundo andino, cuando uno está profundamente consternado, llega a gritar a todo pulmón el término citado. En otras palabras, cuando se ha llegado al límite y no hay otra salida más que dar la vida por una causa justa, se suele repetir el proverbio mencionado. En los fatídicos días de octubre este proverbio estaba en la mente y en la boca de muchas y muchos ciudadanos indígenas y sectores populares, desplegados en masivas marchas, asambleas vecinales, o simplemente en el intercambio de ideas sobre la situación crítica que vivía Bolivia.

Nuestro pueblo fue humillado, marginado, nuestras riquezas; explotados y saqueados, la Doctrina de la PACHAMAMA fue proscrita y nuestros símbolos y emblemas permanecieron en la clandestinidad.
A pesar de las intenciones de hacer el genocidio y etnocidio a los AYMARAS - QUECHUAS con la inquisición cristiana impuesto por los españoles; los usurpadores, resabios del colonial que detentan el poder hasta hoy sobre nuestro pueblo no lograron exterminar a la raza de bronce.

En el caso de Bolivia, su condición de país plurilingüe y multicultural la convierte en un laboratorio que nos ofrece excelentes ejemplos para mostrar a las futuras generaciones y analizar la construcción de un racismo complejo que se manifiesta desde muchas perspectivas. Por ejemplo, lo que aconteció en Sucre en el mes de mayo es un caso del llamado racismo explícito (no oculto) que surge a través de la explotación negativa de las cualidades étnico-raciales y político-culturales de un grupo que se ha ido convirtiendo en inferior para otro grupo visto como superior. Este racismo explícito es inaceptable porque se caracteriza en inferiorizar al “otro” hasta quitarle sus valores y su legitimidad dentro de la sociedad.

La violencia en Sucre en 24 de mayo que fue calificada día de la vergüenza nacional por algunos sectores sociales.
La violencia vivida en Sucre durante esa jornada como es para muchos “el día de la vergüenza nacional”, se afectó a la imagen democrática del país, además de evidenciar una marcada división entre los ciudadanos.
Lo sucedido en la capital chuquisaqueña, resalta los vejámenes y humillaciones a pobladores de barrios pobres e indígenas.
Las humillaciones a gente de extracción humilde a vecinos y sectores populares por parte de grupos de choque conformado por organizaciones dirigidas por el Comité Interinstitucional, estudiantes de la Universidad San Francisco Xavier afines al Comité Interinstitucional junto a los líderes de ese sector como Jaime Barrón y Jhon Cava se movilizaron ante el anuncio de la llegada del presidente Evo Morales a esa ciudad, para la entrega de obras a propósito de la celebración del grito libertario del departamento.
En ese afán comenzaron a agredir a los campesinos que se dieron cita en el estadio Patria, para recibir al Mandatario, les hicieron gritar contra los aymaras, les hicieron pedir perdón, quemaron la bandera de los originarios, los grupos radicales no cesaron en la tarea de humillar y pegar a los campesinos, escupiendo en la cara a aquellos considerados por ellos seguidores del MAS.
Como yapa sin ir más lejos, los medios de información televisivos, escritos y radiales expresan este sentimiento racista y señorial del cholaje. Unitel, la Red Uno de Bolivia, Bolivisión, PAT, Católica de Televisión, Cadena A y Gigavisión. Los canales que se emiten en las ciudades de LA Paz y El Alto y otras latitudes del país demuestran día a día su desprecio hacia el indio; se mofan de nuestra forma de hablar, de nuestra forma de vestir, de nuestra apariencia física, de nuestras opiniones, de nuestras consignas de lucha, etc.; aunque ellos –los “periodistas”- tampoco hablan correctamente el español, su vestimenta es copia de otra vestimenta, sus opiniones son prejuicios, su apariencia grotesca y sus consignas son de guerra y muerte.

Si hablamos de radios ahí esta Radio Panamericana, Radio FIDES a la cabeza de un sacerdote español insultando todos los días de ineptos, ignorantes, indios, si bien recordamos lo que le digo al ex ministro de educación: ignorante, analfabeto, animal y no se que mas.
A esos medios de información –porque decir medios de comunicación es ignorancia del modelo comunicacional- solo les interesa aparentar delicadeza, decoro, elegancia y suspenso; aunque por el contrario solo demuestran mediocridad, sensacionalismo y poca consideración con el público. Solo basta acordarse de la campaña mediática y sucia contra Evo Morales este año –y otros-, y no es que yo sea un defensor de él o militante de su partido, simplemente vi que los medios de información, en especial los televisivos, expresaban su racismo hacia el indio a partir de su animadversión hacia Morales; no soportan ver que un indio sea presidente de Bolivia, esa es la realidad.

Lo dijeron los extranjeros: “los canales de televisión bolivianos son racistas”, y ello solo confirma lo que el indio ya sabe, lo que vive desde que es niño. Estos periodistas no ven mas allá de sus narices, Unitel continua con su campaña sucia invitando a pseudos analistas que en nuestra lengua aymara serian yatiris como Paz Soldán; así también lo hacen los otros canales. Y no podía pasar desapercibida la grotesca y racista programa de la noche de la cadena PAT que insulta a los aymaras todos los días por que el señor ya no puede vivir sin insultar ni un día al indio, que es mayoría del país.

Es lamentable que en Bolivia todos los periodistas de los canales mencionados arriba excepto algunos sean unos racistas de primera. Ellos solo expresan lo que siente el Cholaje hacia Bolivia y sus habitantes: el Indio. Lamentable, lamentable, vergonzoso.

Lo que sucede en nuestro país es que en nuestra polifacética sociedad ciertos grupos han creado un complejo sistema ideológico que se ha construido a lo largo de la historia, que establece quién es el que tiene más poder. Así, los más poderosos definen lo positivo de un grupo a partir de ciertos rasgos físicos, así como culturales o sociopolíticos, de los diferentes grupos de una sociedad, lo que involucra una suerte de diferenciación, discriminación e intolerancia para los catalogados como inferiores dentro de ella. Claro que no todo queda dentro de una clasificación de “razas” superiores e inferiores, también se alimenta o se construye esta clasificación a través de estereotipos, clichés y prejuicios, teniendo como producto final la creación de un ideal de sociedad que se debe diferenciar de otra. En este sentido, cuando existen problemas sociopolíticos, por ejemplo, surgen estas construcciones que determinan quiénes deben estar arriba en el poder y quiénes fuera de tal posibilidad.

Lo que aconteció en Sucre es el más claro ejemplo de una sociedad boliviana que está perdiendo sus valores básicos relacionados con el respeto y la tolerancia.

Entonces afirmamos con orgullo que; los AYMARAS - QUECHUAS en la tierra de los Amautas, Inca, Mallcus, Kumanis.
Somos las mayorias nacionales, oprimidos pero no vencidos, por eso en la patria ancestral del Tawantinsuyu, el gigante dormido despierta de su letargo; hoy se levanta y comienza a caminar, enarbolando la sagrada Wiphala Andina para sacudirse del yugo opresor, para una nueva etapa del PACHA-KUTI.